Isabel Sartorius, enamorada de nuevo: ‘He tenido suerte’

  • La ex del Rey Felipe ha vuelto a encontrar el amor después de muchos años sin pareja

  • Él es extranjero, no vive aquí, es culto, inteligente, con sentido del humor y está divorciado

Estoy ilusionada después de muchos años en mi vida’. Las palabras de Isabel Sartorius no dejan lugar a la duda. La que fuera el primer amor del Rey Felipe VI en su adolescencia ha encontrado una nueva ilusión después de muchos años sin pareja.

La empresaria lo ha confesado este miércoles durante la presentación de un producto quema grasas del que es imagen desde el año pasado, y que piensa usar para bajar cuatro kilos en los próximos meses: “Lo que me gusta de Xanthigen es que me sienta bien, además me ayuda a seguir una rutina de alimentación y ejercicio, por lo que todavía me siento mejor”.

En mayo su hija Mencía tendrá que decidir a qué universidad de EEUU se traslada a estudiar

En el distendido encuentro ha aprovechado para explicar los motivos por los que ella cree que ha vuelto el amor a su vida: “Creo que ha llegado justo ahora porque me he abierto,estoy mucho más abierta que en otros momentos de mi vida”. Además, Isabel ha encontrado la estabilidad laboral con su nueva faceta dentro del mundo del “coaching” y ahora parece que también llega la buena fortuna a la faceta sentimental como ella misma ha dicho: “He tenido suerte”.

Aunque no ha querido contar muchos detalles sobre su nuevo amor, sabemos que no vive en España, es culto, inteligente, con sentido del humor, que es extranjero, que actualmente está divorciado y que, cuenta, le da “seguridad”.

‘Creo que ha llegado justo ahora porque me he abierto, estoy mucho más abierta’

Todo lo demás, dice “cuando esté oficialmente en pareja, lo diré”. Por el momento no se plantea casarse ni mudarse a vivir con él. “¿Convivir los fines de semana? No lo sé, todavía no estamos en ese punto”.

Sartorius, que el pasado mes de enero cumplió 50 años, ha contado que a su edad vive las cosas con más tranquilidad. “Los años me han dado más paz, me siento muy bien aunque en el cuerpo se nota, por lo que el efecto antioxidante de Xanthigen me viene fenomenal. Además, como ya sabéis ahora mismo estoy muy ilusionada y eso me hace sentir más enérgica”.

El nuevo amor de Isabel llega un momento de cambios en su vida. En mayo su hija Mencía tendrá que decidir a qué universidad de EEUU se traslada a estudiar la carrera de Relaciones Internacionales, “lo mismo que estudié yo, ya le he dicho que es un poco copiota”. Sin embargo afronta su marcha sin miedo: “Le va a ir muy bien, además somos uña y carne, estaremos hablando por Facetime seis veces al día”.

Sobre la opinión de Mencía al respecto de esta nueva ilusión, nos ha dicho entre risas que “Mencía está encantada, desde los 5 años me anima a buscar novio porque no sé cocinar”. Desde que se separara de Javier Soto, padre de su hija Mencía, a Isabel no se la ha relacionado con nadie y según confesó “estaba dedicada a Mencía y muy ocupada con mi formación como coach, no había espacio ni tiempo para más”.

Sus otras ilusiones

Isabel Sartorius saltó a principios de los 90 a los titulares por su noviazgo con el entonces Príncipe de Asturias, actual Rey Felipe VI. Era la primera vez que el heredero se dejaba ver en público con una joven, que además tenía orígenes aristocráticos, al ser hija del marqués de Mariño. Pero su relación no duró mucho tiempo, aunquehan mantenido una buena amistad.

Con el tiempo, Isabel volvió a enamorarse. En este caso de Javier Fitz-James, con el que tuvo a su hija Mencía. Con él estuvo a punto de casarse, pero su boda se canceló ‘in extremis’ y entonces tomaron caminos por separado.

Tras este fracaso lo intentó con el fallecido empresario Fernando Ballvé, accionista de Campofrío y Telepizza, aunque tampoco funcionó. Eso sí, éste, separado de Sandra Macaya, le dejó 200.000 euros para que montara su empresa de bolsos. Sartorius nunca ha saldado la deuda con los hijos de Ballvé, que habrían tenido que hipotecar la casa en la que viven en Madrid junto a su madre, la citada Macaya, para hacer frente al crédito.

Publicado en www.elmundo.es